Seleccionar página
Persiguiendo el pasado – Mi primera novela

Persiguiendo el pasado – Mi primera novela

¿En qué se convierten los sueños cuando se vuelven realidad? Tengo mi primera novela entre las manos, y no sabría explicar la sensación. No quiero compararlo con un hijo/a, pero en cierto modo lo es. He gestado cada palabra con mimo y esmero, he vivido con cada personaje, respirado sus penas y alegrías… Empezó como un reto, pues aunque llevo escribiendo desde que fui capaz de sostener un lápiz, jamás había sobrepasado las 10 páginas… 150 era mi objetivo, todo un salto al vacío… Cuando pasé de la página 11 ya sentía cosquillas… Cuando llegué a 100 no me lo creía ni yo, y pronto superé la barrera de las 150 páginas… Fue en todo momento un viaje, una aventura, un amor… Estaba deseando llegar a casa y ponerme frente al ordenador, pensaba en lo que pensarían mis personajes, tomaba notas a todas horas para no olvidar las ideas.
Terminar la novela fue el colofón, cerrar el círculo, ponerle el broche… Mi mente bullía de emoción, cada día repasaba mentalmente una y otra vez la historia, para no dejar flecos, para encajar cada detalle.
Os contaría mil anécdotas de esta aventura, pues cada capítulo tiene guiños hacia mi vida, hacia el día a día que me rodeaba… Pero os lo iré contando poco a poco, por el momento os invito a leer este pedacito de mi.
Ya se puede encargar en las librerías, y te invito a venir a alguna de las presentaciones, y así comentarlo en persona.
Ya tenemos fechas: Jueves 13 Benidorm, Jueves 20 Valencia. ¿Quieres saber más? Guarda esas fechas y prontito te cuento más 😊
Esta aventura acaba de comenzar, y ahora queda lo mejor, compartirla con vosotros/as…💕 _

El aroma de la inspiración

El aroma de la inspiración

Si la inspiración tiene un aroma, debe ser a café. No cualquier café, claro, sino de los buenos, de esos que con el primer sorbo te remueven el paladar y te encienden las ideas.

La creación de mi novela está llena de olores a café, de horas frente al ordenador, de ilusión, de leer y releer, de incertidumbre y una canción, pero eso ya te lo contaré más adelante… Ahora, que cuento los minutos para que este gran reto en forma de libro cobre vida, sigo acompañado mis momentos con buen café, y cómo no, de buena compañía con quien compartirlo.