Seleccionar página

Dime que no soy la única que vive entre el todo y el nada.

Dime que a ti también te pasa y respiraré más tranquila.

Yo hay días que me levanto con todas las ganas, que salto de la cama y canto mientras preparo el desayuno, que pienso en lo que tengo que hacer durante el día y sonrío, que me pongo las zapatillas y salgo a correr, que disfruto invirtiendo dos horas en hacer una receta super rica y saludable, que parece que hasta me apetece limpiar la casa, que si te descuidas paro y limpio el coche también, que me pongo a escribir y me faltan hojas, que me quito los marrones de un plumazo y me siento más ligera, que canto las canciones de la radio aunque no me las sepa…

Y otros días que las sábanas me boicotean y se me enredan traicioneras, que me preparo el café con un ojo cerrado todavía, que como alguien cante le gruño, que podría dormirme encima de la mesa del trabajo, que si pienso en salir a correr me da un tirón en el gemelo, que sólo de pensar en hacer la cena me flaquean las piernas y me como cualquier cosa de la nevera con tal de no manchar una sartén…

Y así van mis días, entre el todo y el nada, y si busco el equilibrio me tropiezo, y que digo yo que no pasa nada si hoy no tengo ganas… Mañana lo arreglo todo.

¡No te pierdas el lanzamiento!

¡No te pierdas el lanzamiento!

Mi novela: Persiguiendo el pasado está a punto de salir a las librerías.

¿Quires saber cuándo?

Dime tu email y te informaré de primera mano. Ya queda poco...

¡Hecho! Yo te aviso en cuanto salga.

Comparte

Comparte este escrito para que las personas a las que quieres también puedan leerlo.